Pruebas clínicas

En Asoclinic Laboratorio Clínico ofrecemos servicios de pruebas clinicas en cali y todo el país. La química Clínica refiere al análisis bioquímico de los fluidos corporales. Utiliza reacciones químicas para determinar los niveles de diversas metabolitos o moleculas químicas en líquidos corporales. Varias pruebas químicas simples se utilizan para detectar y para cuantificar diversas metabolitos en sangre y la orina.

Mide función renal, función hepática, glucosa, colesterol, entre otros.

Sirve entonces para diagnosticar desordenes del hígado, desórdenes endocrinológicos tales como hipoglucemia (azúcar de sangre inferior) y diabetes. También daño del músculo esquelético, inflamación del páncreas o el carcinoma pancreático.

La proteína total y los niveles de la albúmina ayudan a diagnosticar enfermedad del hígado o de riñón además de la desnutrición. Dependiendo que tal alta o baja está  la Globulina y la relación de transformación de la albúmina a la globulina, esto  puede ayudar a detectar la infección, la inflamación, la enfermedad autoinmune, y algunos formularios del cáncer de sangre.

Los niveles de diversos electrolitos tales como sodio, cloruro, potasio, calcio, bicarbonato, fósforo, y magnesio en el cuerpo pueden ayudar a diagnosticar algún riñón y desordenes metabólicos. Los niveles de urea, de nitrógeno y de creatinina en la sangre son indicadores de la función del riñón. Finalmente, los niveles del ácido úrico pueden hacer señales enfermedad de riñón, gota, y daño a otros tejidos.

Permiten conocer el estado de los órganos endocrinos, que segregan las hormonas. La función tiroidea (T3, T4, TSH), el metabolismo de glucosa, el crecimiento (Hormona de crecimiento) y la reproducción (FSH, LH, HCG, Prolactina, Progesterona etc) entre otras.

Conozca más

Para saber si existen problemas con el sistema endocrino, los siguientes son algunos de los síntomas.

Problemas en la piel: acné, sarpullidos, cambios de color e incluso de forma, notándose más dura o rugosa…

Un humor inestable, variable. Depresión y hasta tristeza repentina.

Pérdida del cabello de forma repentina.

Inflamación en el abdomen y dolor de cintura.

Cólicos menstruales excesivamente dolorosos.

Coágulos en los sangrados menstruales.

Manchado oscuro después de la menstruación.

Fluctuación de peso.

Hemorragia menstrual abundante o prolongada.

Menstruaciones irregulares, llegando al caso extremo de no aparecer en algunas ocasiones.

Las enfermedades infecciosas son causadas por microorganismos patógenos como las bacterias, los virus, los parásitos o los hongos. Estas enfermedades pueden transmitirse, directa o indirectamente, de una persona a otra. Algunas se transmiten por mordeduras de animales o por picaduras de insectos. Otras se desarrollan por ingerir agua o alimentos contaminados, o por exponerse a organismos del entorno.

Enfermedades virales: Dengue y Zika

Parasitológicas: Malaria

Hongos

Entre otras

Nuestros cuerpos tienen un sistema inmunológico, que es una red compleja de células y órganos especiales que defienden al cuerpo de los gérmenes y otros invasores extraños.

La parte central del sistema inmunológico es la capacidad para diferenciar entre propio y ajeno: qué es tuyo y qué es extraño. Un error puede hacer que tu cuerpo no pueda distinguir entre propio y ajeno. Cuando sucede esto, el cuerpo produce anticuerpos que atacan las células normales por error. Al mismo tiempo, las células especiales llamadas células T regulatorias no cumplen su función de mantener el sistema inmunológico a punto. El resultado es un ataque erróneo a tu propio cuerpo. Esto causa el daño que conocemos como enfermedad autoinmune. Las partes del cuerpo afectadas dependen del tipo de enfermedad autoinmune. Existen más de 80 tipos conocidos y para detectarlos.

Las enfermedades autoinmunes se pueden dividir en dos grupos: la específicas de un órgano y las multisistémicas.
Asoclinic hace todas las pruebas clínicas en Cali necesarias para la detección de hongos.

Enfermedades autoinmunes Multisistémicas: Artritis y Lupus.

Enfermedades autoinmunes Organo-específicas: Síndrome de Sjögren, tiroiditis de hashimoto, Celiaquía, entre otras.

De la misma forma que en una transfusión de sangre el donante y el receptor necesitan ser compatibles en el grupo sanguíneo del Sistema ABO, en un trasplante de órganos o de médula ósea, ambos necesitan ser compatibles en el Sistema HLA, o de Antígenos Leucocitarios Humanos (sigla en inglés: HLA).

Para que dos personas sean compatibles los antígenos presentes en cada uno de esos lugares deben ser idénticos o tener ciertas coincidencias. Esto se detecta a través de un análisis de sangre en el que la muestra es sometida a varias técnicas de laboratorio y puede incluir el análisis de ácido desoxirribonucleico, corrientemente designado como ADN.