Asoclinic

El bienestar humano y su progreso dependen directamente de la conservación de los recursos naturales que proveen su sustento. Sin embargo, en las últimas décadas el crecimiento demográfico, la expansión agrícola y el desarrollo industrial han desencadenado una constante presión sobre los ecosistemas acuáticos y terrestres, amenazando no solo su integridad y permanencia, sino también los servicios que éstos nos ofrecen (agua, alimentación, medicamentos, vivienda, regulación climática, etc.).

En el agua se originó la vida y a partir de ella han evolucionado diferentes seres que han conformado ecosistemas de acuerdo a sus características y complejidad. Un ecosistema funciona como una pirámide y cada nivel (eslabón) es importante para mantener su estabilidad, de modo que cualquier perturbación, aunque sea en un solo nivel, puede desequilibrar a todo el ecosistema en general, lo cual termina afectando también de forma directa o indirecta al hombre.

Los ecosistemas acuáticos han sido sometidos a un creciente estrés antropogénico, principalmente por la descarga de contaminantes como hidrocarburos de petróleo, metales pesados ​​y pesticidas, causando efectos desfavorables en el ambiente y los seres vivos.

A partir de la década de los años 50 en el campo de la toxicología se han desarrollado diferentes análisis utilizando organismos modelo (bacterias, algas, invertebrados, peces, roedores) para la obtención de diagnósticos ambientales. Estas técnicas bioanalíticas son consideradas complementarias de los análisis fisicoquímicos convencionales y son alternativas eficaces para la predicción de niveles seguros de concentración de tóxicos en los que no se generan efectos observables.

De acuerdo al último Informe Nacional de Generación y Manejo de Residuos o desechos peligrosos (IDEAM 2014-2015), para el año 2015 en Colombia se produjeron 406.078 toneladas de residuos peligrosos, provenientes de las actividades productivas del sector industrial, minero-energético, agroindustrial, de infraestructura, salud, transporte, investigación y productos pos-consumo. De esta cantidad, el 42,4% (172.357 ton) no puede ser aprovechada ni transformada para reducir su peligrosidad. Lo cual resulta preocupante por los efectos adversos que puede tener su disposición final sobre el medio ambiente y la salud humana.

Asoclinic LTDA, preocupada ante la problemática ambiental que generan los residuos peligrosos y la baja oferta de servicios acreditados para la caracterización de desechos por ecotoxicidad, abre en el año XXXX su línea de servicios ambientales.

Asoclinic LTDA – Servicios Ambientales se encuentra acreditada por el IDEAM, con base en la norma NTC ISO/IEC 17025:2005 “Requisitos Generales de Competencia de Laboratorios de Ensayo y Calibración”, desde el año 2010. Actualmente nos encontramos acreditados bajo Resolución 3184 de 2014.

Como empresa tenemos como objetivo principal contribuir a la protección de la salud humana, animal y del medio ambiente mediante el desarrollo de
estudios toxicológicos, los cuales permiten establecer canales de comunicación permanente con la industria con el fin de satisfacer las necesidades y cumplir con la normatividad del ministerio de ambiente y desarrollo sostenible.

Los ensayos de toxicidad permiten evaluar el impacto ambiental de sustancias y mezclas contaminantes y establecer los límites de exposición permitidos. Estos ensayos consisten en la exposición de organismos vivos a determinadas concentraciones de una muestra a analizar durante un tiempo definido.

Actualmente Asoclinic ofrece los siguientes servicios acreditados para variables de análisis y muestreo en la matriz Residuos Peligrosos de acuerdo a la Resolución Nº 0062 de 2007 emitida por IDEAM: